Archivo del Autor: lucho

La mestiza del Puerto de Veracruz

La mestiza del Puerto de Veracruz

Aunque en las demás líneas voy a referirme a la historia de la Mulata de Córdoba, he decidido titular este artículo de esa manera, con el fin de dotarlo de originalidad. Veracruz es un estado lleno de misticismo y magia.

La gente que allí vive es cálida y de gran corazón. Quizás por eso apareció en ese lugar una hermosa mestiza de piel oscura a quien los pueblerinos rápidamente le otorgaron el apodo de «la mulata».

Más pronto que lo que canta un gallo, la muchacha ganó fama y fortuna, pues se dedicaba a elaborar pócimas que curaban cualquier mal que pudiera surgir. Desde los más pequeños y simples de arreglar, como por ejemplo «el mal de amores» o enfermedades tremendamente nocivas.

Al paso de los años, la leyendas de mexico de terror, la fueron acompañando pues las personas rápidamente se dieron cuenta de que algo raro pasaba con la apariencia física de la mulata. Esto porque a pesar de que las décadas transcurrían, la chica se seguía viendo exactamente igual que la primera vez.

Por otro lado, no podemos olvidar que en ese tiempo, las autoridades eclesiásticas tenían un poder casi absoluto en la toma de decisiones importantes. Y para nada sería bien visto que una «santera» les robara a sus fieles.

Otra cosa que debemos mencionar es que de acuerdo con los registros históricos, el tiempo en el que se desarrolla esta leyenda es a mediados del siglo XVI. Dicho de otra manera, estamos inmersos en pleno auge de la colonia.

Varios individuos que le investigaron, se percataron de que en su casa pasaban cosas extrañas. Por ejemplo, por la noche, eran apreciables unas luces muy intensas (algo imposible de lograr con la tecnología de ese momento).

Muchos llegaron a pensar que la mulata tenía tratos con el mismísimo diablo. Luego de cientos de intentos por fin los enviados por la inquisición, lograron apresarla. Posteriormente, la trasladaron hasta la Ciudad de México, para que fuera juzgada en las oficinas centrales de la inquisición.

Los hechos acontecidos durante la estancia de la Mulata en presidio, los abordaremos en otra ocasión.

El misterio del hombre pollo

El misterio del hombre pollo

Una joven mujer, quien habitaba en un tranquilo pueblo con campesinos normales en el año 1735, se enteró de que iba a ser madre y la noticia la puso sumamente contenta. Un día, una bruja llegó al pueblo y por envidia, puesto que la muchacha era bonita y poseía una vida feliz, le echó una maldición. La joven no era creyente de esas cosas, por lo cual no prestó atención a las maldiciones que la mujer le decía. Al poco tiempo la bruja se fue del lugar y ya nunca más se habló de ella.

Los meses pasaron y el embarazo se desarrolló normalmente para la joven mujer. Al tiempo del nacimiento, todo se preparó para la llegada del niño. Algunas enfermeras estaban alrededor de la joven dándole los consejos necesarios para un alumbramiento exitoso, pero al momento en que la criatura llegó a las manos de los médicos, todo el ambiente se volvió escalofriante y silencioso.

La madre preguntó si su bebé estaba bien e inmediatamente pensó que el mismo estaba muerto, pues en aquella época había una taza de muerte en el nacimiento muy alta. Las enfermeras le dijeron que aparentemente el bebé estaba vivo, pero que sin dudas había algo que estaba muy mal con su aspecto. Al verlo la madre, la misma quedó horrorizada. Las enfermeras comenzaron a irse del lugar asustadas y al fin solo quedó un médico, quien extrañado decidió averiguar qué era lo que tenía este ser tan extraño.

Al poco tiempo de haber nacido, el bebé murió, pero el médico no se dio por vencido con su investigación por lo que preservó el bebé en un frasco, en el cual se encuentra hasta el día de hoy, siglos después. La anatomía del mismo muestra signos de parecerse mucho a una pequeña gallina, por lo cual en su tiempo se lo nombró como «el hombre pollo» o «el niño pollo«. Hasta el momento se desconoce por qué nació así, pero la historia atribuye el hecho a la maldición propiciada a la joven madre.

Obra de teatro La última justa

Obra de teatro La última justa

Narrador: Bábil observó cómo su señor entraba apresuradamente al establo. Aquel hombre de avanzada edad y de cuerpo magullado, vestía una gruesa armadura de color dorado. Con la ayuda de ambas manos, se quitó el yelmo y comenzó a conversar con su escudero.

Caballero: Vamos Bábil apresúrate, ya casi es mi turno y todavía ni siquiera le has puesto la silla a mi corcel.

Bábil: Señor, el caballo tiene herida una pata, dudo que pueda soportar la justa con esa lesión. Además, a usted le cuesta ya un poco de trabajo mantener firme la lanza. ¿Por qué no se retira de la competencia?

Caballero: No puedo retirarme, tengo un historial y una reputación que debo proteger. Bien sabes que en estos 30 años, nunca he perdido un desafío y dudo mucho que vaya a comenzar ahora.

Bábil: Le suplico me perdone por lo que dije anteriormente, es sólo que me preocupa que alguno de esos nuevos jinetes, no tenga piedad al momento de enfrentarlo y usted termine tendido en el suelo. Sus reflejos ya no son los mismos.

Caballero: ¿Me estás llamando viejo?

Bábil: Esa palabra jamás la usaría a usted, solamente me gustaría resaltar el hecho de que su cuerpo ya ha pasado por muchas batallas. Pienso que es un buen momento para decir adiós a esta práctica que tantas satisfacciones le ha dado. Además su familia se lo agradecería.

Caballero: Insolente, yo puedo alistar mis cosas. Te veré aquí cuando me entreguen el trofeo de campeón.

Narrador: El hombre de la armadura dorada le colocó la silla a su caballo y luego de varios intentos, por fin logró montarlo.
Bábil asomando unas cuantas lágrimas, no pudo evitar exclamar unas palabras…

Bábil: ¡No lo hagas padre te lo ruego!

Caballero: Hijo mío, sabes que te quiero pero salir abatirme en duelos es mi vida. Yo antes que nadie me veo al espejo todas las mañanas y observo que mi cuerpo me pide un descanso. Te prometo que esta será la última vez.

Narrador: el cuerpo sin vida del caballero dorado, apareció tirado en el suelo, apenas 15 minutos después de haber pronunciado ese pequeño discurso.

La leyenda del violín

La leyenda del violínHace años, mientras estaba comenzando la preparatoria, mi maestro de literatura me encargó que escribiera una leyenda mexicana corta.

Debo confesar que esa tarea no me dio ningún trabajo, pues conocía a la perfección la historia de la profesora Perla. Dicen que esa maestra era la persona más dulce y buena con la que te pudieras topar. Siempre tenía una sonrisa tanto para sus alumnos como para sus compañeros de trabajo.

Llevaba en el mundo del magisterio más de cuatro décadas ininterrumpidas. Los que la conocieron calculaban que tendría unos 70 años de edad. Al principio impartía las materias propias de un profesor titular (español, matemáticas, naturales, sociales etcétera), aunque con el correr de los años se fue especializando en otra disciplina; me refiero a la música.

Doña Perla tocaba el violín extraordinariamente, ya que en su juventud había sido enseñada por el profesor Pascualito Gutiérrez, muy famoso en Jalisco a principios del siglo XX.

Sin embargo, durante las clases de música, les enseñaba a los pequeños a tocar sencillas melodías en flauta dulce, pues es un instrumento económico y fácil de transportar.

Además de eso, se daba el tiempo necesario para interpretar alguna melodía clásica. Por ejemplo, estaban dentro de su repertorio las canciones de Agustín Lara, José Alfredo Jiménez y muchos más.

Desgraciadamente, una tarde de verano la muerte la sorprendió en su propia casa. Una de las hornillas de la estufa quedó mal cerrada, lo que provocó que el gas llenara gran parte de la vivienda. Cuando la maestra Perla encendió la luz, se creó la chispa que se necesitaba para que el lugar volara en mil pedazos.

Por otra parte, su violín que se había quedado en la sala de maestros, fue preservado tal y como estaba a manera de homenaje. No obstante, a los pocos días de que la profesora fue enterrada, se volvieron a escuchar las notas de ese pequeño instrumento de cuerda, sólo que nadie lo estaba tocando físicamente.

Eso nos demuestra que la música que llevamos en el alma, no muere sino que siempre acompaña a los que queremos.

Ocurrió en una cafetería

Ocurrió en una cafeteríaCamino al trabajo, todas las mañanas Julio César se detenía en una pequeña cafetería para comer un buen trozo de pastel de zanahoria antes de llegar a su oficina. En ciertas ocasiones en las que veía que el dueño del local estaba desocupado, le intentaba hacer algo de plática.

Julio – ¿Sabe en qué estaba pensando don Roberto?

Roberto – Ni idea, pero por favor cuéntame.

Julio – Estaba acordándome de cuando conocí a Claudia, mi primer amor estudiantil.

Roberto – Ah, ya sé quién, la chica que conociste en primero de secundaria. ¿Y por qué vino a tu pensamiento el día de hoy?

Julio – Si se lo digo, me promete que no se burlará de mí.

Roberto – Por supuesto que no me reiré Julito, por algo somos amigos ¿O no?

Julio – Lo que pasa es que un día como hoy, pero de hace 12 años, fue la última vez que la vi.

Roberto – ¿Por qué perdiste contacto con ella?

Julio – Pues es que sólo estuvo dos años en el colegio y cuando uno es adolescente, no le da mucha importancia a cosas como pedirle el teléfono de su casa a su novia. Además, yo nunca he sido de las personas que hablan por teléfono. Lo que yo hacía era ir a su casa a visitarla por las tardes.

Roberto – Pues ahí esta ¿por qué no seguiste visitándola?

Julio – Muy sencillo, faltando tan sólo dos meses para salir de vacaciones de verano en segundo año, tuvimos una muy fuerte discusión cuando me invitó a ver una obra de teatro romántica. Ya desde el título la cosa pintaba mal, creo que se llamaba «Mi verdadero amor» o algo muy parecido.

Ocurrió en una cafeteríaLe dije que yo en mi vida iba a ver una obra tan cursi como esa. Entonces ella se molestó muchísimo y dándome un empellón me comentó que nuestra relación había terminado. Luego de seis meses sin saber nada de ella, fui a buscarla, únicamente para encontrar que su casa ya pertenecía a otra familia.

Pregunté frenéticamente a los vecinos y compañeros del colegio si alguien conocía el nuevo domicilio de Claudia. Lo malo fue que nadie me supo dar razón de ella.

Entonces como le comento don Roberto, ha pasado más de una década y no he podido olvidarla. Un pensamiento que tengo metido hasta la médula es «Y si las cosas hubieran sido diferentes». Paradójicamente creo haber dejado escapar a mi verdadero amor.

Roberto – No te mortifiques Julito, ya sabes lo que dicen «un clavo saca otro clavo». ¿O qué? Me vas a decir que no has salido con otra mujer en todo ese tiempo.

Julio – Sí, pero no he podido volver a sentir mariposas en el estómago.

Roberto – Caray, mira la hora ya casi son las nueve de la mañana. Creo que se te hizo tarde. Además perdona que te deje pero tengo que ir a atender a una clienta que acaba de llegar.

Julio vio el reloj y se levantó rápidamente de su asiento. Al voltearse rumbo a la puerta, pudo observar a una mujer que le pareció familiar.

– Esos ojos yo los conozco. Pensó.

Sin titubear fue hacia donde la dama estaba y le dijo:

– ¿tú te llamas Claudia verdad?

Mujer joven – Sí, bueno, nadie me llama así desde la secundaria. Actualmente utilizo mi segundo nombre, Elena.

Ocurrió en una cafeteríaLa chica hizo todo lo posible para evitar que Julio se diera cuenta de que ella también lo había reconocido, pero su estrategia se desmoronó cuando él la tomó de las manos.

Ese día ninguno de los dos fue a trabajar, pasaron el tiempo charlando.

¿Quién sabe? A lo mejor la chispa del amor se vuelve a encender.

Fin.

Cuentos de auto superación

La vida en ocasiones puede llegar a ser muy dura, demasiado, y necesitamos cierto empujón, algo que nos lleve a seguir la senda de lo correcto y no optar por un camino más fácil pero menos correcto.

Cuentos de auto superaciónMomentos en la vida en los que simplemente no somos capaces de pensar concretamente o que simplemente necesitamos la ayuda de alguien que nos guie el camino, que nos enseñe la luz al final del túnel, que nos muestre el camino a la esperanza de que todo lo malo en algún momento acabara, y que nos encontraremos con cosas buenas.

Los cuentos de auto superación son aquellos en los que nos pueden enseñar que tenemos que seguir adelante. Nos enseñan a abrir los ojos y querer superarnos cada día mas, como su propio nombre indica. Algunos son vendidos como pequeñas historias diarias y el compromiso es cada día levantarse y leer el pequeño trozo de texto para llevar la reflexión todo el día. Estos cuentos de auto superación suelen estar destinados a personas deprimidas o tristes, que se están planteando demasiados valores de la vida que no deberían de ser planteados.

Algo que tenemos que tener claro es que los personajes de estos cuentos suelen asemeja muchísimo a nosotros como persona, personas con una vida normal pero que tienen alguna complicación que lo haga todo mucho más difícil. Pero el cuento nos enseña que es posible seguir bien, vivir bien y ser felices, los niños no entenderían esta temática pero cuando se les cuenta de manera que la perseverancia sea reflejada en ellos, el mensaje es gratificante.

Importancia de los mitos

Importancia de los mitos

En la actualidad no existe manera de crear un mito cultural o religioso, algunos se convierten o los deforman en historias de terror, se dice que se la importancia de los mitos no tienen razón o fundamentos y esto provoca que se pierdan tradiciones.

Y son las tradiciones la principal importancia de los mitos, muchas culturas no lo consideran «mito» sino una historia basada en hechos reales, explicados detalladamente y a medida de cómo fueron surgiendo los hechos que dieron origen a otros sucesos o revelaciones, con fines positivos o negativos.

La humanidad actual ha perdido el sentimiento por los mitos tradicionales y los convirtió en mitos actuales, es decir, dejaron de buscar mitos sobre el bien y el mal para descubrir mitos sobre el uso de un determinado producto. La única educación que se le da a los niños sobre mitos es en su etapa primaria e incluso no son incentivados a conocerlos, solo se desea cumplir con el requisito de conocer su significado.

La importancia de los mitos no puede ser olvidada ya que son la cara histórica de una región y citamos una frase célebre «Aquel que no conoce su pasado, está destinado a repetirlo». Los mitos pueden ser aún más agradables cuando te trasladas al lugar de los hechos y escuchas personalmente los relatos de «testigos».

Leyenda de las monedas

Leyenda de las monedasEn la ciudad de Guadalajara, hoy en día existen muchas leyendas, tanto leyendas de terror como leyendas de personajes famosos de los tiempos antiguos, pero de todas las leyendas de esa ciudad, la más popular es la leyenda de las monedas. Sí quieres ver el listado completo de leyendas de Guadalajara lo puedes encontrar aquí.

Esta leyenda de las monedas cuenta como un señor que vivía en esta ciudad tuvo que mudarse a la costa para arreglar asuntos de trabajo, cuentan como este mismo nunca llego a su destino ya que fue cruelmente asesinado en una emboscada.

Cuentan que el buen hombre fue asesinado antes de anochecer, pero como era de esperarse su familia no se enteró rápidamente y su hija mayor esa misma noche lo vio llegar, cuentan que el hombre al llegar guió a su hija y se dirigieron al escritorio de él, donde el tomo asiento y abrió un compartimento del cual saco unas monedas de oro, le dejo instrucciones de qué hacer con esas monedas y después se despidió cariñosamente y emprendió un largo viaje, bueno, al menos esto es lo que cuenta su hija.

Al día siguiente la noticia sorprendió a todos pero más a su hija, la pequeña conto la historia a sus familiares y también contó algo más, dijo que cuando su padre llego le platico del accidente y lo que había ocurrido, y que a pesar de aquel accidente donde cuenta que fue asesinado, el padre le contó a su hija que logro defenderse de algunos maleantes logrando así también matar algunos culpables de aquella emboscada.

Cuentos para aprender

Aunque esta categoría de cuento existe y se especializa principalmente en el aprendizaje, a diferencia de las leyendas cortas, han sido tantos los cuentos creados y tantísimos los que no estaban creados con la capacidad de enseñar y en cambio le ha dado más de una lección a alguien.

Cuentos para aprender

Los cuentos para aprender están orientados no sólo a niños, aunque su mayoría parecen ambientados a ellos. Estos cuentos son los que nos quieren hacer cambiar a todos, los que quieren que cuando los leamos abramos los ojos a nuevas capacidades y funciones que nunca habíamos llegado ni a plantearnos, además de aprender, pueden llegar a usar técnicas para enseñar cosas a niños, como números o incluso palabras en otro idioma, o hacernos aprender a cualquiera valores de la vida, ver a un perro ayudar a un gato en vez de atacarle, la amistad, cualquier valor que nos enseñe un cuento cumple con el requisito de este grupo.

Los cuentos para aprender, simplemente son aquellos que son capaces de hacernos despertar algo en nuestra mente, una pequeña luz que nos haga mirar el resto de cosas diferentes, en ocasiones son comparados con las fabulas y aunque muchas veces parecen no tener diferencias, la fábula siempre entregara una moraleja mientras que en los cuentos deberás sacar tus propias conclusiones.

Mitos sobre el amor

Los mitos sobre el amor son un tema complicado para tratar, ya que no solo existen bastantes mitos sobre las relaciones sino que además se crean diferentes puntos de vista y criterios para referirse a cada uno de ellos. Lo que no pasa con las leyendas de terror.

Mitos sobre el amor

No es cuestión de desmentirlos lo que queremos, sino darles un punto de vista critico a mitos generalmente usados para amarrar a las personas y dejarles sin posibilidad de opinar, he aquí donde nace «una relación es de dos, no de uno» pero una frase que queda corta cuando después de algunos meses, ya sea el hombre o la mujer, toman el mando de la relación y todas las actividades que hacen es por gusto individual.

Los mitos de amor que señalan el sexo, el tiempo, la soledad y los celos como una manera de llevar u olvidar una relación son completamente falsos, ya que científicamente se comprobó que entre más confianza exista en una relación mayor será el tiempo de relación y que entre menor solo se encuentre una persona, mejor recuperación obtiene por la pérdida de su relación.

Los mitos sobre el amor son solo cuentos creados en modo popular y aunque han sido transmitidos por generaciones, es momento de reescribirlos y cambiar de pensamientos.